PRECIO VS. VALOR

En mi trabajo estoy en contacto con muchas personas del departamento comercial o incluso con muchas personas que, aunque no son comerciales, tienen que vender sus productos o servicios (ya sean emprendedores, ingenieros, etc.).

El estar con ellos, me ha hecho aprender muchísimo sobre mil cosas: escucha activa, empatía, el arte de la negociación, el impacto en la comunicación… pero una que me llama la atención enormemente es, cómo diferencian el valor respecto del precio. Me atrevería a decir que tienen una manera de ver este tema “fuera norma”, porque el resto de los mortales somos mucho más básicos, lineales y lógicos, y por esto en muchísimas ocasiones no somos capaces de hacer esta distinción, y mucho menos mostrarla.

En titulares tipo “definición” se diría que el precio es el pago o recompensa que se asigna a la obtención de bienes o servicios, y el valor es lo que el cliente percibe. Así que no siempre precio y valor serán iguales (en realidad, pocas veces lo son).

Por ejemplo: el precio de un IPhone es de 1.000€, pero su valor es diferente para cada quien. Habrá quien lo vea como carísimo, porque, al fin y al cabo, puedes realizar llamadas y hacer fotografías con cualquier otro teléfono móvil de 200€, pero habrá quien lo encuentre justo porque le da los servicios y le permite usar unas aplicaciones, que no obtiene con un móvil de 200€.

No hay texto alternativo para esta imagen

Que te cobren 3€ por un kilo de tomates te parece una barbaridad, pero cuando pagas 12€ por una copa en ocio nocturno, lo encuentras de lo más normal, ¿verdad? O que una botella de vino que en el súper puedes comprar por 8€, en un restaurante te cueste más 25€ el mismo… ¿sigo?

No hay texto alternativo para esta imagen

Una sesión con un psicólogo (estás pasando un mal momento y eres consciente de que necesitas ayuda) puede costarte unos 80€… ¡uy, qué caro! Pero en cambio, te vas a cenar con tu pareja, y te parece un precio correcto por pasar una buena velada…

No hay texto alternativo para esta imagen

Además, piensa que si, por ejemplo, gastas 1.000€ en una formación, y lo que aprendes te reporta 20 clientes de 500€, sin duda compensa. Aquí el precio es lo de menos, lo importante es el valor por todo lo que recibes a cambio. Comentarte también que en este caso, yo no me atrevería hablar de gasto, sino más bien de inversión.

En el caso de la consultoría y la formación pasa lo mismo: hay quien piensa que gastarse 20.000€ en un máster es una inversión y se endeuda por ello, y quien nunca gastaría más de 1.000€ en formación… ahora, 20.000€ por un coche, eso sí sería una buena inversión.

Dicen que nada es blanco ni negro, sino que hay una gama de grises súper extensa que es la que da color a la vida.

También pienso personalmente, que antes de gastarme 20.000€ (ya no solo en un máster, en lo que sea), me aseguro muy mucho de que eso sea exactamente lo que necesito teniendo en cuenta el retorno: pido cobertura y garantías, estudio muy bien qué ofrecen y quien lo imparte, qué puedo esperar una vez termine, etc.

Lo mismo pasa cuando te llega lo que crees que es La Oportunidad de Tu Vida: un nuevo puesto (ya sea en la misma empresa donde estés ahora, o en una nueva). Muchas (demasiadas) veces dejamos este tipo de cosas al azar y ¡que sea lo que Dios quiera! Pero está claro que algo tan importante, debe ser algo muy meditado y consciente, por las implicaciones y las consecuencias, con su lista de pros y contras, antes de tomar la decisión.

No hay texto alternativo para esta imagen

Por eso no es ninguna tontería dejarse asesorar por un experto en la materia, que pueda mostrarte con su experiencia lo vivido a través de sus conocimientos en el ámbito personal y profesional, que te ayude a analizar la situación desde un ángulo totalmente neutro (porque no cobra comisiones por recomendarte un tipo de formación, ni está dentro de la empresa que pretende “captarte”), y que ponga en valor todo lo que eres y aportas a un puesto, acorde a tus ambiciones, a la vez que te ayuda a mejorar esos otros puntos en los que quizás no eres tan bueno o ni siquiera consciente de los errores que cometes al enfocarte.

Con este fin he creado el programa Mentoring 1to1 , para que tengas acceso a información que NADIE te comenta abiertamente, alguien a quien poder preguntarle todas tus dudas, siendo a la vez una gran profesional, con una trayectoria directiva, académica y laboral que haya trabajado con perfiles muy diversos, y que aporte soluciones concretas a tu caso.

Como profesional pasas por esas dudas, y tus hijos igual… por esto, es fundamental ampliar esta información al adolescente, orientándolo proactivamente con nuestro programa Orienta-T 360®, nacido de la experiencia como madre, y como profesional, para aportarles claridad en un momento tan difícil para ellos, como es el decidir los próximos pasos que pueden dar con mayor nivel de autoconocimiento, para progresar con éxito en el camino.

No hay texto alternativo para esta imagen

Si lo que cuento te interesa y quieres saber más, no olvides registrarte en nuestra página web, para disfrutar de contenido exclusivo sobre formación, liderazgo y empoderamiento.



Nuevo servicio

Mentoring 1 to 1